Escuchaste Esto? ARTHUR “BIG BOY” CRUDUP / “MEAN OLD FRISCO”

crudup

Por Gabriel Gratzer

 

El sello Charly tiene una larga serie de discos editados que recopilan, de manera muy inteligente, las mejores o más trascendentes grabaciones de los íconos del Blues. Para entendidos o para primerizos, estos CD, tienen un gran valor ya que la selección de títulos permiten un ordenamiento histórico y estilístico muy eficaz para la formación auditiva de esta música. Uno de los volúmenes, el 50, llamado Mean Old Frico y editado en 1999, está dedicado a uno de los nombres mayormente olvidados y quizás desconocido, incluso hasta por los propios músicos de Blues: Arthur «Big Boy» Crudup. Sin embargo, este artista fue, sin quererlo, una de las partes más trascendentes de la historia de esta música. Cambió la historia de Elvis Presley e, indirectamente, a través de él, la del mundo de la músca.

El Rey del Rock, un fanático del Blues, sentía gran admiración por las canciones de Crudup. That’s All Right Mama, el tema compuesto y grabado en 1946 por Arthur, fue el escogido por Elvis para su disco debut en 1954.

Crudup llegó a Chicago en 1939 desde su Mississippi natal sin plata dispuesto a probar suerte. Dos años más tarde, Lester Melrose, el productor de la Victor RCA/Bluebird lo escuchó tocando en una esquina. Ese sería el inicio de un exitoso lazo comercial con una carrera de grabación que se extendería, con el sello, hasta mediados de los ’50. Este compilado repasa, los hitos en la carrera de Crudup. Death Valley Blues pertenece a su primera sesión de septiembre de 1941.

Grabada por única vez con guitarra acústica, la que en adelante fue reemplaza por la eléctrica, fueron las primeras de una serie de 80 grabaciones. My Mama Don’t Allow de 1942, aborda el repertorio del folklore afroamericano mientras que Mean Old Frisco, fue uno de sus primeros éxitos. Para 1944 y en formación de trío con batería y contrabajo, prototipica del R & B que se estaba gestando, registró Cool Disposition, Who’s Been Foolin’ You y un clásico de su autoría: Rock Me Mama.

Su poco conocimiento de la guitarra, lejos de representar una limitación, era una ventaja, porque tocaba despojado de todo prejuicio, repitiendo, muchas veces, de manera hipnótica acordes, frases y ritmos a los que le sumaba su distintiva voz que llevaba las melodías con letras irónicas y punzantes. Para 1945, grabó I’m in a Mood que sirvió de modelo para la pieza homónima que haría famosa John Lee Hooker.

El 6 de septiembre de 1946, entró en los estudios a grabar, de entre seis canciones, la que sería, sin saberlo, su canción más trascendente: That’s All Right. Este Blues representó, fortuitamente, uno de los nexos más importantes entre las culturas afroamericanas y los consumidores blancos, lo que cambió el eje de la industria musical para siempre. El Rock ‘n Roll estaba naciendo. Sin embargo, Crudup, no vio un centavo por aquella contribución.

Continúo grabando entre 1947 y 1949. Una serie de títulos aquí compilados, sugieren evocaciones a diferentes mujeres en Katie Mae, Ethel Mae o sus amargas historias de amor como en Stanging at my Window. Durante la década del ‘50 su carrera de grabación continuó pero la escena del Blues de Chicago había cambiado radicalmente con la fuerte irrupción del sello Chess y artistas como Muddy Waters o Howlin’ Wolf.

Durante su carrera, Crudup hizo lo que sintió. No se ato a modas pero las creó. No escribía éxitos adrede pero se los hizo tener a infinidad de artistas a los que influyó. No perfeccionó su manera casi ingenua y esquemática de tocar la guitarra pero inventó una técnica. Tampoco explotó sus cualidades vocales pero logró un sonido inconfundible.

La discografía completa de Crudup está disponible en Document Records pero, quien quiera comenzar a conocer a este artista casi olvidado, la recomendación de Mean Old Frico, este disco de Charly Blues, es de un gran valor para entender muchos de los cimientos sobre los que el Blues se ha construido.

GABRIEL GRÄTZER: Fue distinguido como” Embajador Argentino del Blues en el Mundo” tras regresar de su gira Europea, Asiática y Sudamericana por 12 países y 47 ciudades. Es, desde 2000, el creador de la Escuela de Blues, que co-dirige junto a Mauro Diana y Gabriel Cabiaglia. Abrió más de 50 shows internacionales de leyendas del Blues el Gospel y el Country de los Estados Unidos. Su tarea educativa con el Blues le valió el reconocimiento oficial dictando, desde hace más de 10 años, clases y conciertos didácticos a su vez que desarrolló una intensa tarea social tocando en cárceles, hospital y asentamientos de bajos recursos). Es el editor de Notas Negras, revista de Blues de la Escuela de Blues.

No hay comentarios

Envia tu comentario


Queremos contactarnos con artistas y bandas de todo el país para establecer un vínculo que nos permita a todos llegar a lugares que de otra forma sería muy difícil

Sumate!
Pedi tu remera